Senderismo: Una mujer en la Cima del Volcán Barú

Cómo me inicié en el senderismo

Hace unos años sentí la necesidad de hacer algo distinto los fines de semana. Me dije que era el momento indicado para dedicarme a algo que me gustara, por lo que evalué diferentes actividades y me decidí por el senderismo, pues siempre me ha gustado el contacto con la naturaleza. Fue así, como hace cinco años, me inicié en este fantástico mundo de recorrer senderos, en ese entonces con Tribu Guarumo y luego junto a mi compañero de aventuras en el Gypsy Team.

No ha sido un camino fácil, pero sí inmensamente gratificante. Tengo el rol de la mujer promedio: madre, profesional, compañera, senderista, pero sobre todo mujer!! Mis días de semana inician a las 4:30 a.m. para cocinar, lavar y en ocasiones hasta para limpiar, y esto es así, pues mis fines de semana son la mayoría de las veces para  coger mis botas, tomar mi mochila e irme a los senderos.

senderismo volcán barú

A mi familia y a mis hijos (ahora Jorge de 19 y Michelle de 17), les dediqué todo mi tiempo libre durante muchos años, mientras eran pequeños y crecían. Hoy, la mayoría de los fines de semana me voy a mis trips de senderismo, ya sea un día o el fin completo; y en ocasiones reservo fines de semana para pasar en familia #tiempodecalidad. A veces mis hijos me preguntan si me voy de trip; antes me sentía mal al responder que sí. Hoy día, ya sé lo importante que es darme mi tiempo, por lo que respondo sin remordimientos adónde voy y hasta los invito!

 La Magia de los Senderos

Para hacer senderismo en Panamá hay que ir con guías si no conoces el área, por rutas poco transitadas o de difícil acceso; encuentras pendientes sin fin, terrenos resbalosos o con piedras sueltas, caminas por bordes peligrosos, hay que estar atentos por si encuentras culebras a tu paso, caminas bajo el agotador sol o en compañía de una fuerte lluvia; te cansas, sudas, te golpeas, te caes, te asustas y muchas veces hasta te cuestionas: ¿Qué hago yo aquí?

Cuando finalmente alcanzas la meta — en mi caso una cascada o la cima de un cerro o montaña (o del Volcán Barú!) — te das cuenta que cada paso valió la pena, cada susto obtuvo su recompensa, y es en esos instantes que redescubres lo afortunada que eres, te sientes increíblemente feliz, lista una vez más, para conquistar el mundo!

senderismo

Si quieres hacer senderismo que nada te detenga!

Tengo una lesión lumbar, pero no ha sido impedimento para ir tras aquello que hoy es mi pasión. Esa pasión que me ha llevado a visitar más de 350 cascadas e inumerables cimas en todas las provincias y comarcas de nuestro hermoso país, incluída la cima del Volcán Barú, el punto más alto de Panamá con sus 3,474 metros de altura.

En ocasiones llego a casa y, una vez en cama, no me puedo mover del dolor o del cansancio. Los lunes, ni ganas de ir por un blower y menos de ir a trabajar. Y cada vez que a mi mente regresan los recuerdos de mis aventuras, la vida y los días adquieren un nuevo brillo que me inspira a seguir y a dar lo mejor de mí. Mi frase: “el cuerpo se cansa pero la mente descansa”, describe precisamente aquello que al final me llena y logra en mí una mujer más feliz y agradecida con la vida.

Vive, VIAJA, ama y sé tú misma…a veces reina, a veces bruja, a veces simplemente Mujer!

Patricia Gamboa

No Comments

Leave a Comment